pasada de rosca, Sylvester

Los textos forman parte del amplio discurso social, son parte integrante de lo que somos, pues somos lo que leemos y cómo lo interpretamos. De Tony Bennet (1979) a Fredric Jameson (1989),a  la sociología de la lectura propuesta por Jacques Leenhardt (1982), Pierre Bourdieu o Göran Therborn (1980), a  la sociocrítica actual las preguntas que debemos hacerle a los textos son los usos y las funciones que han mediado para asentar identidades, o las réplicas contra los mitos que dispersan a hombres y mujeres, y a sus productos culturales, en el helado mundo de las esencias, de los universalismos, de la homogeneidad ficticia de un tipo determinado y definido para siempre de subjetividad.

(…)

más en concreto, todo texto es manipulable, y se le somete con gusto a  decir los mensajes más contradictorios. Comprender los usos de la re-acentuación es, de hecho, una llamada a la insumisión.

Así pues, eso que llamamos literatura no es un objeto, sino un proceso y un sistema de relaciones significantes donde toma lugar la producción de sentido. Los textos se reproducen, se reescriben, se re-hacen, se re-acentúan con distintas ópticas, posiciones de sujeto e ideologías.

(…)

Zabala (1996, 198)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s