Meditación insomne del Padre, en el Espíritu de la Colmena, cosí

“El espíritu de la colmena”, 1973.

Alguien a quien yo enseñaba últimamente mi colmena de

Cristal, el movimiento principal de esa rueda

Visible, como la rueda de un reloj;

Alguien que veía a las claras la agitación

Invisible de los panales, el zarandeo perpetuo,

Enigmático y loco de las nodrizas sobre las cunas de la nidada, los

Puentes y escaleras animados que forman las

Cereras, las espirales invasoras de la reina, la

Actividad diversa e incesante de la

Multitud, el esfuerzo despiadado e

Inútil, las idas y venidas con un ardor

Febril, el sueño ignorado fuera de las cunas que ya acecha el

Trabajo de mañana, y el

Reposo mismo de la muerte alejado de una residencia que no admite

Enfermos ni tumbas;

Alguien que miraba esas cosas, una vez pasado el

Asombro, no tardó en apartar la vista,

en la que se veía no se qué triste

Espanto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s